lunes, 31 de enero de 2011

Lo reconozco.

Ayer volví a pensar en ti.
Vale, si. Seré totalmente sincera.
Pienso en ti constantemente, en las veces en las que dije odiarte y no lo hice.
¿Ves? No somos tan diferentes a Romeo y Julieta. Te lo dije cuando estudiabamos castellano y tu te reías de mi.
Pero tranquilo, se que tu nunca morirás de amor por mi y yo ya morí de amor por ti.
Esa es nuestra historia. Tonta enamorada muerta de amor. Y cabrón sonriente divertido por muerte.

2 comentarios:

  1. Necesitas unas tijeras?
    O te gusta la sensación de estar encadenada al pasado?

    ResponderEliminar